Entrevista/ Laura Rubio Galletero, del Colectivo Woolf

“En el centro de un mar”, el lado subversivo de ser mujer y artista

“El Artivismo es una forma de vida. Si eres artista, y más siendo mujer, no puedes permanecer ajena a lo que sucede en el mundo. Cada pequeño acto personal o profesional significa pese a nuestras contradicciones diarias. Somos arte en acción, es decir en transformación”

Madrid, 11/06/2016

El colectivo Woolf lo componen Laura Rubio Galletero, Raquel  Márquez González y Virginia González Ventosa, tres artistas multiciplinares, relacionadas con la dramaturgia, la literatura, las artes plásticas, el trabajo social, la psicopedagogía y la especialización en temas de género. Un cóctel singular que ha dado como resultado “En el centro de un mar”, un proyecto compuesto  de tres piezas que se pueden representar seguidas en un mismo espacio o en un recorrido no necesariamente teatral y que combina el laboratorio teatral y el teatro encuentro. 

A través de este formato teatral no convencional se abordan varios conflictos relacionados con el hecho de ser mujer. Las protagonistas comparten no sólo el género sino también la pasión por el arte. Son mujeres artistas frente a una sociedad que las margina y etiqueta más allá de sus capacidades. Los testimonios y vivencias personales de Billie Holiday, Camille Claudel y Gloria Fuertes sirven como punto de partida para implicar al espectador y hacerle participar y reflexionar en torno a la presión social y la persistencia, a día de hoy, del lado subversivo que supone ser mujer y artista en esta sociedad. Hemos entrevistado a una de las componentes del colectivo, Laura Rubio Galletero, dramaturga, directora de escena, profesora de teatro, arte, literatura y movimiento creativo para conocer algo más  acerca de la esencia de este proyecto y los valores que representan al colectivo Woolf.

Cómo definirías "En el Centro de un mar" ¿teatro encuentro, laboratorio teatral, teatro documental, tal vez una mezcla de todo esto?

 

En el Centro de un Mar es sobre todo un laboratorio.

Tiene mucho de Encuentro entre ellas y nosotros, de tú a tú.

Tiene algo de teatro documental porque expone y el espectador interviene.

Tiene mucho de documento, porque hubo un largo proceso de documentación sobre BillieHoliday, Camille Claudel y Gloria Fuertes para ir más allá de los datos biográficos y asomarme a su esencia como creadoras y mujeres.

El tiempo escénico es siempre presente, vida pura y por ello, nos interesa rescatar esa realidad inmediata para atraer con la complicidad de quien está y comparte.

Sobre todo definimos En el Centro de un mar como “Laboratorio” porque  nosotras añadimos los ingredientes pero la mezcla definitiva será única como los son nuestros participantes.

 

 

Explicános el recorrido o viaje que hará el espectador a través de las tres historias propuestas, son historias que se complementan o pueden perfectamente sobrevivir por separado? ¿Hasta que punto puede ser un viaje transformador para el punto de vista del espectactor?

 

Las tres historias que os proponemos toman a tres mujeres artistas como punto de partida para un viaje en la que los espectadores forman parte de su contexto ysus vivencias con la voluntad de que lo conecten a las suyas propias.

Al sumergir a los espectadores en el mundo personal de nuestras protagonistas dejan de ser espectadores para convertirse en parte de ellas.

Las tres coinciden, más allá de personalidades y épocas, en haber sufrido múltiples violencias en sí (sociales, emocionales, laborales).

 Proponemos exponer esas violencias, demasiadas veces cotidianas y por tanto invisibles, y a través de herramientas creativas vinculadas a cada personaje buscar alternativas sin perder la noción de juego.

Entre escena y escena, “provocamos”e invitamos al público a participar de una dinámica en relación a cada artista para crear y a la postre co-crear una obra de arte común que nos conduzca al coloquio de cierre.

Creemos en transformar desde el juego y desde el yo hacia el nosotrxs.

 

 

Qué significa para tí ser una artivista ¿es algo que te acompaña en tu día a día más allá de lo meramente profesional?, de qué maneras lo expresas y lo dejas fluir.

 

El Artivismo es una forma de vida. Si eres artista, y más siendo mujer, no puedes permanecer ajena a lo que sucede en el mundo. Cada pequeño acto personal o profesional significa pese a nuestras contradicciones diarias. Somos arte en acción, es decir en transformación.

Yo trabajo con las palabras y construyo  con ellas mundos en los que sale a la luz aquello que me preocupa, mis limitaciones, las heridas sociales que percibo.

También he aprendido que las palabras por sí solas corren el riesgo de congelarse, por eso mi palabra es escénica y no siempre escrita, a veces es movimiento, otras se convierte en poesía y se esfuerza en ponerse al servicio de los demás en talleres de investigación escénica, de emociones físicas… son formar de contribuir y acompañar.

 

¿De qué manera conviven hoy en día ser mujer y artista, ¿las artistas tienen"una habitación propia" más consolidada o aún hay mucho camino por recorrer?

 

Pues como toda convivencia, ser mujer y artista  es vivir en conflicto. El género está presente y carga con prejuicios estereotipados  difíciles de detectar a tiempo.

Dedicarme a un oficio que requiere tiempo, entrega y mucha energía supone renuncias permanentes y fabricarte una coraza lo bastante gruesa para seguir adelante.

La habitación propia de la que hablaba nuestra amada Virginia Woolf sigue siendo por desgracia, más utopía que realidad porque a la precariedad laboral del sector de las artes escénicas, hay que sumar la invisibilidad doble de ser autora y ser mujer.

Por suerte, la situación está modificándose paulatinamente gracias a la labor constante de Asociaciones y plataformas culturales como Clásicas y Modernas, la reciente Nora y muchas otras, y de la labor individual. Porque sólo desde cada una de nosotras, con lo que sabemos y lo que podemos hacer somos capaces de habitar lo que hemos conseguido y de abrir nuevos espacios públicos para disponer de los privados.

 

¿De qué forma involucráis o se involucra al género masculino? ¿Crees (personalmente, Laura) que lo que podrías denominar como "artivismo feminista" les concierne también a “ellos”?

El género masculino es parte consustancial de los cambios necesarios que hacen falta en nuestra sociedad. Actuar sin contar con ellos sería caer en la misma segregación de la que hemos sido víctimas y a veces, verdugos durante siglos. El género masculino está invitado a contribuir como espectador y participante en nuestras actividades porque tanto nuestra línea educativa como artística tiene claro su receptor: el individuo como ser humano más allá de géneros.

Las tres fundadoras del Colectivo intervenimos constantemente en sectores y franjas de edad muy distintas como adolescencia e infancia y sabemos bien, que hay que abrir el espectro de trabajo, ciñéndonos únicamente a los sectores feministas necesario sin duda, nos limitamos porque el verdadero cambio es diverso y desde la raíz. Sería como hacer teatro sólo para la gente de teatro, mal demasiado habitual, o dirigirnos a aquellos votantes en los que tenemos asegurado el voto. Sin provocar buscamos remover, y el movimiento es cambio.

 

¿Qué significa para el colectivo Woolf el feminismo? ¿De qué forma sus componentes incidís en el camino a una sociedad igualitaria y no sexista? Asimismo, ¿cuál es la imagen de mujer que proponéis?

 

Para el colectivo el feminismo es una forma de vida, es afrontar el mundo desde una perspectiva que se cuestiona continuamente los órdenes establecidos socialmente en cuanto a la estructura heteropatriarcal dominante. Es un continuo aprendizaje y una evolución constante hacia la crítica social pero también hacia la autocrítica sobre nuestro papel como ciudadanas y agentes de cambio. De ahí que tanto personal como profesionalmente intentemos ir sembrando igualdad allá donde pisamos y generando nuevas dinámicas de relaciones, planteando nuevos modelos de ser y estar en el mundo como mujeres y tejiendo redes en las que compartir-nos y transformar-nos.

Proponemos imágenes de mujeres diversas porque así es como somos en realidad, alejadas de estereotipos y capaces de todo aquello que se propongan.

 

¿Qué significa para el colectivo Woolf y de qué forma en vuestras propuestas incidís en luchar contra el racismo, la xenofobia, la LGTBQIA*-fobias cualquier forma de discriminación?

 

Nuestras propuestas parten de la interseccionalidad, de la conjunción de varias discriminaciones en una única persona y de cómo podemos abordarlas a través del arte. Las mujeres también compartimos esa interseccionalidad y siempre que hay alguna discriminacion por cuestiones de otro tipo, además se nos añade el hecho de ser mujer que supone en sí mismo una desigualdad de cara al sistema patriarcal.

19 de junio

 

Teatro Foro/teatro transformador

 

 

Sala Umbral de Primavera,

calle Primavera,11

12h00: "En el centro de un mar”

Colectivo Woolf

3 piezas dramáticas que abordan varios conflictos relcionados con ser mujer. Las protagonistas son artistas que sobreviven en una sociedad que las margina y etiqueta.

Precio: 12 euros reserva anticipada

Del 9 al 19 de junio Con-vive a través del teatro

© Órbita Diversa 2015 Página web creada con Wix.com

CONTACTO

General:

orbitadiversa@gmail.com

Prensa:

Virginia Fernández

Teléfono: +34 627218459

festivalconvivencias@gmail.com

  • Instagram - Negro Círculo
  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • YouTube - Black Circle